Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más
Aceptar

El pH en la elaboración del vino

14/11/2018
Categorías : ALIMENTACIÓN /BEBIDAS

vinoteca

El primer paso para conseguir un vino de alta calidad es medir el pH 

Para obtener un buen vino es crucial analizar el pH del mosto en cada uno de los procesos necesarios para su elaboración. Desde la recepción de la uva, la fermentación, el envejecimiento y el embotellado.

Muchos de los procesos de verificación dependen del pH, incluida la estabilidad microbiana, la eficacia del dióxido de azufre, el rendimiento de la fermentación maloláctica, la estabilidad de la proteína y lo más importante, los atributos sensoriales del producto final.

La estabilidad microbiana y química de un vino está influenciada por el pH debido a la influencia que tiene sobre las diversas formas de dióxido de azufre que estarán presentes. El dióxido de azufre es responsable de proteger el vino contra la oxidación y la actividad microbiana y encimática. La forma molecular del dióxido de azufre es más efectiva contra los microbios y predomina a valores de pH más bajos. A medida que avanzamos en el proceso de vinificación, los niveles de pH pueden cambiar debido a diversas reacciones o la actividad metabólica. Estos cambios requieren un control frecuente de los valores de pH y los niveles de dióxido de azufre en el proceso de vinificación.

La mayoría de los vinos tienen un valor de pH entre 3.0 y 4.0. Los vinos blancos tienden a tener valores de pH entre 3.0 y 3.3, mientras que valores de pH más altos entre 3.3 y 3.5 son más comunes para los tintos. Los vinos tintos a veces tienen un pH más alto, en parte, debido al mayor tiempo de contacto que tiene el mosto con los hollejos.

Al principio del proceso de vinificación y durante el proceso, puede ser necesario realizar adiciones de ácido para establecer y mantener un rango de pH óptimo para conseguir el tipo de vino deseado. El pH del vino terminado también puede afectar a su color. Por ejemplo, los pigmentos del vino expresan diferentes tonos de color dependiendo del pH.

¿Cómo y con qué medir el pH del vino?

El medidor HALO HI10482 es un electrodo de pH y temperatura para vino, con aplicaciones específicas diseñadas para el enólogo que necesita controlar el pH del vino y el mosto. 

Lo que marca la diferencia con el resto de medidores es que cuenta con conexión Bluetooth para visualizar y analizar los datos obtenidos en tiempo real desde un móvil o tablet. 

Aplicación Hanna Lab

La primera aplicación que convierte un teléfono o tablet en un completo medidor de pH cuando se usa con un electrodo HALO con tecnología Bluetooth® Smart. Podrás analizar el nivel de pH y la temperatura de tu vino en tiempo real desde tu móvil o tablet descargándote la aplicación HANNA Lap App tanto para Android como para IOS.

PH-VINO-HALO

• Todas las lecturas se transmiten directamente a un dispositivo Apple o Android compatible que ejecute la aplicación Hanna Lab.
• Conéctate fácilmente a la App de Hanna Lab pulsando un botón a través de la tecnología inalámbrica Bluetooth.
• Visible desde una distancia, el LED "HALO" parpadea para indicar el estado de la sonda.

¡Prueba la aplicación Hanna Lab en modo de demostración y de forma gratuita: AndroidIOS!

¿Preguntas?

Si tienes alguna pregunta puedes dejar un comentario o ponerte en contacto con nosotros por correo electrónico en tienda@hanna.es.  

También puedes ponerse en contacto con nosotros a través de las redes sociales.

Compartir

Añadir un comentario